miércoles, 1 de febrero de 2012

El tarot

Tarot (el libro de los símbolos)



El tarot no es un juego de sociedad como cualquier otro; está especialmente concebido para adivinar el porvenir a partir de la lectura esotérica del lenguaje de los símbolos.

Aunque su origen es ciertamente difícil de precisar, entre los ocultistas ha existido la creencia tradicional de determinar su procedencia en los milenarios misterios egipcios. Este hecho solo está aceptado como tradición cultural, ya que no existe fiabilidad suficientemente constatada sobre su verdadero origen egipcio.

¿Qué es el tarot?


En realidad el tarot es un manual gráfico de sabiduría hermética, en formas de cartas basado en los antiguos sistemas nemotécnicos que se utilizaban en la Edad Media para desarrollar los misterios de la vida. Estos eran interpretados a partir de sesiones de figuras simbólicas, que tenían por finalidad recordar determinados acontecimientos trascendentales de la historia.

Como interpretar el tarot


Arcanos mayores.


El conjunto del juego consta actualmente de 78 naipes que están agrupados en dos sectores; los arcanos mayores y los arcanos menores.
Originalmente no fue así, pues eran solo 22 cartas (los arcanos mayores), cantidad determinada por la cábala que corresponde a las 22 letras del alfabeto hebreo, que a su vez representan los 22 principios de la creación del mundo.

Los arcanos mayores son las cartas más significativas del tarot y simbolizan los conceptos de las tres virtudes cardinales: justicia, fortaleza y templanza.

Arcanos menores.



Están formados por 56 cartas, que a su vez están agrupadas en 4 palos diferentes, compuestos de 14 cartas cada uno de ellos.
Es posible que dichos arcanos fueran creados dentro de la tradición cabalística con sólo 10 arcanos (en representación del árbol de la vida) más 4 figuras (como imagen del Tetragrammatón, símbolo hebraico). Los palos de las cartas representan a los cuatro elementos clásicos; agua, aire, tierra y fuego.

Los arcanos son precisamente los que dieron origen al juego de cartas tradicional. Los 4 palos de la baraja no están creados al azar. Todas las figuras representadas en las cartas son un fiel reflejo de la sociedad rural de la Edad Media:


El basto: simboliza al mundo campesino y primario.
El oro: simboliza a los mercaderes y al comercio en general
La copa: simboliza al clero y a los poderes espirituales.
La espada: simboliza a los nobles guerreros y al poder.



Desde el punto de vista esotérico, los cuatro palos de los arcanos menores adquieren un carácter profético a través del cual puede predecirse el porvenir:


El basto: presagia la llegada de sorpresas e imprevistos.
El oro: presagia la rápida recaudación de dinero.
La copa: presagia la llegada de la felicidad.
La espada: presagia la llegada de violencia, guerra y muertes.

Significado del tarot


El nombre de tarot parece provenir del vocablo latín “rota” que significa “rueda”. Por lo tanto, el mensaje oculto del juego iniciático ya lo encontraremos en su propio nombre, haciendo un juego de palabras y letras definitorias de la “rueda”, refiriéndose, evidentemente a la “rueda del ciclo de la vida”.
Se puede decir que el nombre de tarot es latino aunque tenga connotaciones egipcias. Si analizamos la historia esotérica en relación al nombre tarot, encontramos que en el antiguo Egipto existía una vieja palabra, llamada “taro”, cuyo significado era “camino real”, en clara alusión al “verdadero camino de la vida”

Escuela iniciática

Independientemente de la procedencia del nombre, lo que si parece cierto es el contenido de las 22 cartas que forman los arcanos mayores corresponde a las 22 fases del proceso que se guía en las escuelas de iniciación egipcias. El sistema didáctico consistía en la existencia de 22 láminas que eran exhibidas en la pared y reproducidas a escala humana a tamaño natural. Cada una de ellas representaba una serie de lecciones que el neófito tenia que aprender cuando entraba a formar parte de la escuela de los misterios.

Está información transcultural ha llegado hasta nuestros días por referencias esotérico-culturales, ya que no han quedado vestigios de la existencia de estas grandes láminas. Su presencia no consta en los grabados egipcios, ni en los jeroglíficos ni tampoco en el interior de las pirámides. Por lo tanto debemos considerar tal hecho iniciático como una hipótesis de la tradición en la que se basó el origen del tarot. 

El tarot

El tarot es el gran arte utilizado para la adivinación atreves de las 22 cartas de los arcanos mayores. La numeración, el símbolo y el significado de estas cartas son las siguientes:

0 El loco: Individualismo, mundo nuevo, locura, descuido, frenesí, excesos, extravagancia, inseguridad.

1 El mago: Manipulador, dominador, seguro, con iniciativa, hábil, fraudulento, embaucador, creativo.

2 La sacerdotisa: Interiorización, pensamientos profundos, sabiduría, conocimiento, sagacidad, exigencia, impaciencia.

3 La emperatriz: Estabilidad, la familia, la madre, fertilidad, materialismo, despilfarro, femineidad.

4. El emperador: Autoritarismo, trabajo, poder, estabilidad, indomabilidad, desconsideración, masculinidad.

5. El sumo sacerdote: Filosofía, introspección, amabilidad, inspiración, obsesión, reserva, servidumbre, irrealidad.

6. Los amantes: Afectividad, sentimientos, armonía, apasionamiento, descuido, sometimiento, esperanza, romanticismo, amor, belleza, atracción, romance, confianza, tendencia optimista.

arcanos mayores.

7. El carro del sol: Combativo, maduro, esforzado, tensionado, triunfal, vengativo, desordenado, escapista, guerrero, indeciso, apresurado.

8. El juez: Equidad, equilibrio, moralidad, conflictos internos, imparcialidad, razonamiento, integridad.

9. El ermitaño: Aislamiento, solitud, prudencia, insensibilidad, insociabilidad, desorientación, incapacidad, sabiduría, retiro, precaución.

10. La rueda de la fortuna: Futuro, azar, destino, fortuna, oportunismo, dependencia, altibajos cíclicos, inestabilidad, dicha.

11. La fuerza: Carácter, genio, agresividad, energía, desafío, riesgo, impertinencia, celos, conquista, resolución, convicción, fortaleza física, valor.

12. El colgado: Inversión, bloqueo, sacrificio, indecisión, regeneración, abandono, ataduras, transición, entrega.

13. La muerte: Metamorfosis, transformación, cambio repentino e inesperado, perdidas, destrucción, fracaso, sinceridad, sorpresa, enfermedad, muerte.

14. La templanza: Equilibrio, paciencia, eración, templanza, resignación, compatibilidad. 7. El carro del sol: Combativo, maduro, esforzado, tensionado, triunfal, vengativo, desordenado, escapista, guerrero, indeciso, apresurado. 


arcanos mayores 2

15. El diablo: Negatividad, perversión, enfrentamiento, viciosidad, picaresca, violencia, dependencia, servidumbre.


16. La torre: Desmoronamiento, destrucción, ruptura, cambios, sucesos, adversidad, abandono, miseria, vida nueva.

17. La estrella: Idealismo, inspiración, satisfacción, discernimiento, buenos auspicios, esperanza, orientación, destino.

18. La luna: Intuición, ludismo, psiquismo, falsedad, infantilismo, feminidad, egoísmo, superficialidad, enigmático.

19. El sol: Esplendor, progreso, triunfo, vanidad, excesos, devoción, libertad, logros, dominio, entusiasmo.

20. El juicio: Resurgimiento, decisión, desarrollo, justicia, resolución, venganza, reconciliación, arrepentimiento.

21. El mundo: Sociabilidad, materialismo, comunicación, perfeccionamiento, seguridad, triunfo, influenciabilidad.





arcanos mayores 3




No hay comentarios:

Publicar un comentario